¡BIENVENIDO!

En todas las historias sobre cocodrilos siempre hay algo de realidad, pero conviviendo a diario con estos animales, se comprueba que son más interesantes que en los cuentos.

Aquí iré escribiendo en nuestro idioma todo lo que he aprendido cuidando 300 ejemplares de ésta reliquia viviente.

Espero que sea de tu agrado y pases un buen rato.


contador de visitas
INDICE


Lengua del cocodrilo

Los cocodrílidos tienen una lengua carnosa que se encuentra pegada a lo largo de su longitud dentro de las mandíbulas. Las glándulas en la parte posterior de la lengua son en realidad glándulas que excretan el exceso de sal (osmorregulación) cuando los animales están en ambientes muy salinos. Las glándulas salinas están más desarrollados en el "verdadero cocodrilo" que en los aligatores y caimanes lo que ha llevado a los investigadores a postular que el "verdadero cocodrilo” se originó de un ancestro marino, mientras que los aligatores y caimanes pueden haber evolucionado de un ancestro de agua dulce. Superficialmente, las diferencias son evidentes entre las lenguas de los cocodrílidos y los aligatoridos. En los cocodrílidos la lengua tiene una superficie relativamente lisa punteada por 30-40 poros prominentes (Fig. 1 a, b). Los poros llevan secreciones de las glándulas linguales a la superficie de la lengua y son interconectados por una red de surcos bajos. En cambio, las lenguas de los aligatores y caimanes tienen una gran cantidad de poros (200 ó más en aligator) que apenas son visibles al ojo. En muchos aligatores, sin embargo, son marcadas por una pigmentación roja absolutamente intensa del epitelio de la lengüeta que rodea los poros (Fig. 1 c), en un marcado contraste con los cocodrílidos que son producidas por la presencia de una capa mucosa muy pegajosa sobre la región próxima de la lengua y que se extiende sobre el epitelio palatal que rodea la válvula bucal. Esta zona mucosa es distinta de la porción distal de la lengua que, aunque también tiene poros secretores, es gruesa al tacto y carece de capa mucosa (Fig. 1 c, d).



Fig. 1 a-d. Lenguas de los cocodrílidos (a, b) y de los aligatóridos (c, d) donde se aprecian los poros en la glándula lingual (flechas) y la división en el epitelio de la lengua en aligatóridos (m) revestido de mucosa y las regiones no revestidas de mucosa (nm). Las glandulas de secreción son claramente visibles en la lengua del Crocodylus acutus. a Crocodylus acutus; b Crocodylus johnstoni; c Alligator mississippiensis; d Caiman crocodilus

Fuente: Extracto traducido de Lingual Salt Glands in Crocodylus acutus and C. johnstoni and their absence from Alligator mississipiensis and Caiman crocodilus.
Laurence E. Taplin , Gordon C. Grigg , Peter Harlow, Tamir M. Ellis and William A. Dunson.
Puedes verlo completo en inglés aquí

Imprimir Página

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, agrega tu comentario en cada post que te haya servido.
Son de mucha utilidad para poder ampliar el tema en cuestión.
Si quieres que postee sobre algo en particular coméntamelo. Gracias.