¡BIENVENIDO!

En todas las historias sobre cocodrilos siempre hay algo de realidad, pero conviviendo a diario con estos animales, se comprueba que son más interesantes que en los cuentos.

Aquí iré escribiendo en nuestro idioma todo lo que he aprendido cuidando 300 ejemplares de ésta reliquia viviente.

Espero que sea de tu agrado y pases un buen rato.


contador de visitas
INDICE


El destino de los cocodrilos

“La sombra de los ancestros olvidados limita el destino de los cocodrilos”
Angela D. Buscalioni, investigadora del Departamento de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) en colaboración con la Universita degli Studi “Roma Tre” (Roma), ha revisado el papel que juega la historia genealógica de los cocodrilos modernos ante los avatares de los cambios ambientales de la actualidad, donde por supuesto tiene cabida el cambio climático.
Mediante aproximaciones morfológicas y biomecánicas, Ángela D. Buscalioni (UAM) y colaboradores, han estudiado qué factores son los que han determinado la forma de los cráneos de los cocodrilos modernos a lo largo de su historia, desde su origen hace unos 65 millones de años. De esta manera se puede aventurar, de modo predictivo, cuál puede ser su respuesta a los cambios que se están dando en las condiciones ecológicas. El análisis de las causas que inciden en la variación morfológica de un organismo es uno de los núcleos fundamentales de la biología evolutiva desde Darwin. Los estudios sobre Morfología Teórica de la década de los 60 del siglo pasado ayudaron a sistematizar los factores que regulan la expresión de estas variaciones. Dichos factores se tipifican como: históricos (o filogenéticos), lo que significa que la morfología está condicionada por la procedencia de un ancestro común; funcionales, que se refieren al condicionamiento de la forma debido a la acción y/o uso que desempeña, y ontogenéticos, es decir, que la forma se ve condicionada por los patrones de crecimiento. La presente década se ha visto revolucionada por nuevas herramientas matemáticas capaces de cuantificar cada uno de los factores que son determinantes en la variación de la forma. Con ello la biología evolutiva ha hecho realidad uno de sus sueños: conocer cómo el pasado incide en el futuro. Este trabajo ha sido aplicado al estudio de los cocodrilos, cuyas poblaciones se encuentran en grave peligro de extinción. La investigación, realizada por un grupo multidisciplinar integrado por morfólogos funcionales, paleontólogos e histólogos de la Unión Europea, y publicada en Global Ecology and Biogeography (Global Ecology and Biogeography (2008). 18(1): 30-40) concluye que las dos principales familias de cocodrilos modernos que existen en la actualidad (Alligatoridae y Crocodylidae) reaccionarán de modo diferente a los cambios ambientales, a pesar de que ambos grupos se distribuyen en áreas circuntropicales y comparten en muchos casos los mismos ambientes. Basado en datos tomados del cráneo de 381 ejemplares se analizaron las variaciones en el diseño del hocico desde las perspectivas filogenética, ontogenética y se realizó un modelo para calcular la fuerza en la mordida según la forma de estos. La herramienta utilizada permite incluir los cráneos en ejes de coordenadas tridimensionales, de manera que se manejaron unas 24000 coordenadas para el análisis de la variación de la forma a partir de una serie de puntos seleccionados del hocico. Considerando la forma como la variable dependiente, se cuantificaron los factores que condicionan dicha variable. Los rostros del conjunto de aligatóridos muestran una fuerte dependencia filogenética y sus variaciones no están íntimamente relacionadas con el óptimo calculado a partir del modelo funcional. Esto significa que la respuesta (en términos de variación de forma) de los aligatóridos ante futuros cambios ambientales y comparativamente con los crocodílidos, tenderá a ser conservadora, manteniendo el legado de sus ancestros antes que modificar sus óptimos funcionales. Por el contrario, los cocodrílidos muestran respuestas más significativas en cuanto a lo funcional; de hecho, en términos históricos, su rostro ha sido muy plástico. El estudio no considera el efecto del hombre que normalmente destruye el hábitat natural de los cocodrilos.

Fuente: Documento de la Universidad autónoma de Madrid.

Imprimir Página

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, agrega tu comentario en cada post que te haya servido.
Son de mucha utilidad para poder ampliar el tema en cuestión.
Si quieres que postee sobre algo en particular coméntamelo. Gracias.