¡BIENVENIDO!

En todas las historias sobre cocodrilos siempre hay algo de realidad, pero conviviendo a diario con estos animales, se comprueba que son más interesantes que en los cuentos.

Aquí iré escribiendo en nuestro idioma todo lo que he aprendido cuidando 300 ejemplares de ésta reliquia viviente.

Espero que sea de tu agrado y pases un buen rato.


contador de visitas
INDICE


Reproduccion de los cocodrilos (III)

L a velocidad a la que se desarrollan los embriones depende principalmente de la temperatura, pero también puede verse influenciada por los gases (oxígeno y dióxido de carbono) y la humedad en el nido. Con 30ºC, toma de 65 a 95 días para completar la incubación, dependiendo de la especie. El tiempo de incubación se amplia a temperaturas más bajas, y se reduce a temperaturas más altas. La temperatura óptima de incubación para todos los cocodrilos están entre 31º y 33ºC. Las temperaturas entre 34º y 35ºC en la primera parte de la incubación son letales, o causará una gran variedad de anormalidades. El desarrollo entre 26º y 28ºC es tan lento que los embriones que llegan a desarrollarse tienen pocas posibilidades de supervivencia.
El sexo de los cocodrilos que llegan a eclosionar está determinado por las condiciones de incubación, especialmente la temperatura. El desarrollo lento (30ºC o menos) da exclusivamente hembras. La incubación alrededor de 31ºC da a ambos sexos, mientras que la incubación entre 32º y 33ºC da sobre todo machos. La incubación a temperaturas superiores a 33ºC sigue dando machos en algunas especies, mientras que en otros el sexo vuelve a las hembras. La temperatura de incubación también afecta al potencial que tienen las crías para el crecimiento y la supervivencia, y "la determinación del sexo dependiente de la temperatura" parece ser un mecanismo de asignación de masculinidad a los embriones con mayor potencial para alcanzar grandes dimensiones. Con los cocodrilos de agua dulce de Australia, el 100% de los machos no se producen durante la incubación a una temperatura constante.
En el momento de la eclosión, las crías de los embriones completamente desarrollados comienzan llamando desde dentro de sus huevos. En la punta de su hocico tienen un “diente de huevo”, que se desarrolla a partir de la piel. Esto se utiliza para cortar la membrana del cascarón y luego perforar la cáscara dura desde el interior, ya que ésta ha sido estructuralmente debilitada en el momento de la eclosión por la eliminación de calcio que se habían incorporado en el embrión en desarrollo.
En respuesta a las llamadas de crías, las hembras normalmente excavan los nidos, y puede llevar a los jóvenes recién salidos del huevo hasta el agua en la boca. Puede permanecer con el grupo de crías juntas con ella durante meses. Dependiendo del material del que se ha construido el nido, algunas crías tienen que abrirse camino por sí solas, pero esta parece ser la excepción y no la regla. Las hembras pueden ayudar activamente el proceso de salir del huevo poniéndolos en su boca y apretando suavemente hasta su eclosión.

Imprimir Página

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, agrega tu comentario en cada post que te haya servido.
Son de mucha utilidad para poder ampliar el tema en cuestión.
Si quieres que postee sobre algo en particular coméntamelo. Gracias.